Petición por la independencia y la supervivencia de la AFP

[Lanzada en noviembre de 2008 por los sindicatos de la AFP, para oponerse a un proyecto de transformación radical de la agencia, la petición «SOS-AFP» fue firmada por 22.000 personas, entre ellas numerosas personalidades. Tras lograr su objetivo, la petición quedó cerrada en abril de 2012.]

La independencia de la prensa es uno de los más preciosos bienes de nuestra democracia.

La Agencia France-Presse, que no sólo es la fuente de la gran mayoría de informaciones difundicas en Francia sino también una de las tres únicas grandes agencias de prensa de nivel mundial, ve hoy amenazada su independencia, e incluso su existencia.

La AFP posee un estatuto único, definido por una ley de 1957 y destinado a garantizar su independencia respecto a los poderes públicos y de cualquier "agrupación ideológica, política o económica".

Su misión es "buscar tanto en Francia como en el extranjero los elementos de una información completa y objetiva".

Desde hace un año, las veleidades para poner fin al estatuto particular de la AFP, tanto fuera como dentro de la empresa, son cada vez más numerosas.

Testimonio de las mismas son los ataques sin precedentes de que la agencia fue blanco recientemente por parte de ciertos políticos cercanos al poder en Francia.

Unas veces se la trató de "agencia de Estado" y se deseó abiertamente su privatización, otras se le reprochó no estar lo bastante dispuesta a retransmitir los comunicados de prensa del partido en el poder.

Hoy, proyectos muy avanzados amenazan el estatuto y la independencia de una empresa que es de un género único, es decir ni estatal ni privada.

Se plantearía transformar, o incluso abolir, el estatuto garantizado por el Parlamento a fin de permitir la entrada de accionistas.

Tales cambios, en una épcoa de grandes transformaciones en el paisaje de los medios de información, sin hablar de la economía mundial, plantean seriamente el riesgo de que intereses particulares tomen el control de toda la información destinada al ciudadano.

En consecuencia:

Los firmantes, ciudadanos, asalariados de la Agencia France Presse y organizaciones apegados al pluralismo y al derecho a una información completa y objetiva, afirmamos nuestro apoyo a la independencia de la AFP.

Desde hace más de cincuenta años, su estatuto no le ha impedido convertirse en una de las tres grandes agencias de prensa mundiales, presente en los cinco continentes y que trabaja en seis idiomas.

Nos oponemos a todo cambia que tuviera por efecto transformar la AFP en agencia gubernamental o entregarla total o parcialmente a empresas privadas, sean cuales fueran éstas y sea cual fuere la forma de tal entrega.

Exigimos que la agencia conserve su particularidad, su capacidad de cumplir su misión de interés general y su independencia. Por lo tanto, nos oponemos a toda modificación que desnaturalice su estatuto, incripto en la ley de 1957.